juan XXIII

El Papa falsamente incorrupto

Los operarios , estremecidos, se arremolinaron alrededor del féretro abierto. Habían sido cerca de diez horas las que les había llevado la apertura del sarcófago de mármol y de los tres féretros que contenía hasta acceder al cuerpo del nuevo beato. El procedimiento era claro, el cadáver debía pasar el perceptivo reconocimiento canónico antes de ser expuesto al culto.  Tras abrir un primer contenedor de … Continúa leyendo El Papa falsamente incorrupto